close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosófica del Guerrero Parte Décima Novena E-Mail

SUZAKU DOJO

 

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (19)

 

Moral y política, tema que en esta ocasión comentaremos. Tenemos que estos dos importantes aspectos de la vida del hombre e implícitamente de la del guerrero, se relacionan de muy diversa manera y mantienen puntos de coincidencia y de contradicción severos. Esto se debe a que tanto una como otra pretenden abarcar y dirigir el comportamiento social de modo totalizante, poniendo su acento en el punto de vista general del poder para organizar la existencia en convivencia de los seres humanos, entre ellos y con su entorno. Aquí, en un primer sentido, el término política, designa las formas de organización y de convivencia en una sociedad estructurada en un Estado; mientras que la moral acentúa el punto de vista del individuo social que ha interiorizado unas normas y que las vive como propias.

En lo que respecta a la política, la acepción se sitúa en el poder de mantenimiento y de cambio radical de una situación dada en la totalidad de la existencia. Es por esto que, muchas veces, para modificar una situación, la política, en el ejercicio del poder, entra en conflicto y a veces violentamente con la moral establecida, la que en general es más conservadora.

Sin embargo, no pocas veces sucede lo contrario. Cuando nuevas necesidades surgen espontáneamente y se empieza a gestar una nueva moral, entra en contradicción con la organización política existente convirtiéndose ésta en defensora de la moral anterior.

Así, cuando la sociedad se encuentra en equilibrio en su estatu quo, la moral y la política se complementan mutuamente y donde muchas veces, incluso, normas morales se convierten en ordenamientos jurídicos.

Todo fin político implica una finalidad moral, es decir, un concepto del hombre y de su libertad, misma que marca los límites de su acción, lo que para el guerrero este ámbito se expande en la medida de su responsabilidad ontológica.

Tanto la moral como la política, al plantear sus posiciones, extremas o coincidentes, se marcan límites la una a la otra puesto que son incluyentes.

Una actitud que expresa por sí una síntesis de estas dos posiciones es la que presenta el guerrero, quien se plantea la necesidad de utilizar una serie de medios, muchas veces violentos y que van en contra de una moral y de una organización política establecida, pero sólo en la medida en que se opone críticamente a dicha moral y dicho orden, afirmando frente a ellos nuevos valores que considera superiores desde el punto de vista humano, y en los cuales encuentra los límites de su propia acción, a pesar de su impulsiva naturaleza que lo acicata a abordar otras necesidades propias de él y de su entorno natural y social.

 

(continuará con: Moral, economía y otras cuestiones)…

 

cLASE gRATIS