close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosófica del Guerrero Parte Décima E-Mail

SUZAKU DOJO

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (10)

 

En el artículo pasado (9), concluimos la forma en que en el guerrero predominan valores deterministas, donde la intención/decisión prevalece en su libertad.

Como los valores posibilitan irrealidades y estas satisfacen el deseo humano (que antes de ser incorporadas a la naturaleza son sólo deseo). Los valores del guerrero concretizan, ya no sólo deseos sino decisiones e intenciones. Así como el deseo humano es un deseo de crear algo sobre la naturaleza, es un deseo de humanizar y crear un mundo humano; así el guerrero desea y concreta su intención de trascender, vía su voluntad y libertad metaontológica, hacia un mundo de nuevos valores más éticos y definidos, universo sobrehumano de realidades concretas y determinadas.

Es como la forma primitiva del hombre que añade valores a las cosas, como una cualidad propia; los objetos tienen cualidades naturales como la extensión, el color, la forma,…Que son cualidades que el hombre no añade, sino que son.

Así como los valores aparecen como cualidades que el objeto no necesita para existir, pero que el hombre las incorpora porque él considera que deben ser, porque son necesarias para el deseo humano. El objeto existe sin estas cualidades pero ellas no pueden existir sin una cosa natural que las sostenga. El guerrero se vale de su determinación para dar a sus intenciones/decisiones el carácter de objeto, dotándolo del valor intrínseco que adquiere con esa voluntad y determinación. Así, este objeto (intención/decisión) se convierte en el “bien” del guerrero, y es la realización del deseo guerrero de valores.

Una característica fundamental de los valores humanos es la bipolaridad. Las cosas naturales, “en sí” sólo son, pero los bienes, al ser la realización de los valores, pueden recibir el valor en forma positiva o negativa. El valor, por ser resultado de una elección entre posibilidades se presenta desdoblado en modos positivos y negativos. Entendiendo que la polaridad negativa se dirige en el sentido opuesto al positivo, independientemente de su connotación moral. Un objeto sin valor no posee un valor negativo, sino la nada del valor, y éste es el objeto puramente natural, indiferente, que no tiene relación con el hombre. El ser humano rompe con la indiferencia de las cosas, pues con su elección dota de valores al mundo y así, toda cosa natural es un “bien”, puesto que el hombre humaniza todo lo que lo rodea.

En los valores del guerrero la bipolaridad desaparece, presentándose la omnipolaridad, donde el objeto adquiere un “valor extra”, conformado por su relación directa con el guerrero, lo que los orientales llaman “visión o enfoque zen”, hacia dentro del objeto, identificándose con éste en más de un sentido, desde la vacuidad hasta la totalidad del mismo objeto

Es por esto que los “bienes” del guerrero son totalitarios y expansivos, su intención/decisión lo lleva a enfocar su mundo con esta clase de valores, propios de su voluntad y determinación.

 

(Continuará)…

 

cLASE gRATIS