close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosófica del Guerrero Parte Décimo Octava E-Mail

SUZAKU DOJO

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (18)

 

Ya para concluir esta saga filosófica del guerrero, estimados lectores, comentaremos algo de las relaciones entre la moral (ética) con otras actividades del hombre.

Tenemos que en la medida en que la moral regula el comportamiento del hombre dentro de la sociedad, necesariamente se establecen relaciones entre ésta y las demás actividades humanas.

Estas relaciones pueden presentarse de diversas formas, ya sea en el sentido de que la moral se apoye en alguna actividad de éstas o que entre en conflicto frontalmente.

El campo limítrofe de esta ingerencia es lo que vamos a tratar de exponer, con el cuidado de evita el hecho de no confundir valores y conceptos. Ámbito en que se desenvuelve necesariamente todo guerrero.

Moral y religión.- Se puede decir que estas dos entidades se han encontrado íntimamente ligadas, puesto que una de las primeras formas como el hombre se explicó la realidad fue por medio de las religiones naturales o míticas. Las explicaciones que daban éstas eran el fundamento para regular la vida socioespiritual. Pero a partir de allí, es necesario distinguir lo que correspondía estrictamente a la moral y lo que llamaríamos posteriormente religión.

Por religión entendemos, en un sentido muy amplio, la creencia en fuerzas o entes sobrenaturales; éstos serían el origen, la causa o el fundamento de todo lo existente, de todo lo real.

Toda religión, además, propone al hombre un cierto tipo de comportamiento, una determinada forma de vida, por lo que también postula una serie de normas de conducta que el hombre tiene que observar y cumplir. Estas reglas tendrían su origen o fundamento en la divinidad o divinidades, ya que existen religiones monoteístas y politeístas, que cada religión considera como lo absoluto. Es decir, que la obligatoriedad de la norma deriva precisamente del hecho de que ha sido dada, ordenada o impuesta por ese ente suprahumano.

Toda religión implica una moral, prescribe una forma de conducta. Sin embargo, no toda moral implica una concepción religiosa. Puede darse el caso de que la moral encuentre su fundamento en una o varias divinidades, la llamada moral heterónoma que encuentra su origen y la obligatoriedad de sus normas en una concepción religiosa, a diferencia de las normas que tienen su fundamento en la propia voluntad del sujeto y no ajeno a él.

Fue hasta hace poco que la moral encuentra realmente su fundamento en la autonomía de la voluntad, es decir, teniendo su propio campo de acción y encontrando su origen en la misma consciencia o voluntad del sujeto.

Así, el fundamento de la moral se encuentra, en el hombre mismo, en sus propias necesidades histórica y socialmente determinadas, lo que en este sentido, no es identificable con la religión.

 

(continuará con: Moral y política)…

 

 

cLASE gRATIS