close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosófica del Guerrero Parte Décimo Sexta E-Mail

SUZAKU DOJO

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (16)

 

Así como todos los individuos, al vivir en una sociedad, se encuentran ante una serie de normas, reglas o deberes que han sido histórica y socialmente establecidos, el guerrero dentro de su fuero interno, mantiene ciertos principios inalienables a su condición.

Estos principios, como las mismas normas, van siendo interiorizadas o asimiladas por cada individuo (guerrero) desde la infancia, afirmándose a lo largo de toda su vida por la educación familiar, la escuela, las relaciones sociales, y en el caso del guerrero, por su circunstancia psicoemocional que trasciende a las demás normas. Así se va conformando lo que se conoce como la conciencia moral del individuo, y en nuestro caso sería la conciencia ética del guerrero.

Esta conciencia es una asimilación de las normas, que no se realiza de forma conciente, sino que es una interiorización inconciente de las normas establecidas.

A ésta le llamamos fuero interno, o voz interior, y que muchas veces se presenta en forma confusa o caótica en nosotros. Esta conciencia es la que nos indica cómo actuar, que nos empuja o impide a realizar nuestras acciones. De hecho representa la forma como hemos interiorizado o integrado las normas y principios a nuestro ser, y que con ello nos reprime o nos castiga; aún cuando el castigo no es de una manera directa, sin embargo, se traduce en la conciencia con el surgimiento de sentimientos de culpa, remordimientos, arrepentimientos y frustraciones, provocados por la creencia de no haber actuado acatando las normas y principios establecidos.

Esta interiorización como no se realiza de manera conciente, sino que se va asumiendo y repitiendo inconcientemente, fortalece a la norma o principio y contribuye a reafirmar su carácter obligatorio e impositivo.

La moral no necesita de una coacción para hacer que se aplique o que se sigan las normas establecidas. Sin embargo, existe en el individuo/guerrero este nivel, esta especie de coacción interna que provoca el surgimiento de remordimientos/deberes cuando se actúa en contra de estos principios. Esta conciencia, tal y como la vivimos cotidianamente no sólo reprime el acto mismo sino también la intención; así, incluso el haber pensado hacer algo contrario a lo que alguna norma establece puede crear sentimientos de culpa.

El individuo/guerrero no siempre asume plenamente estas normas, ya que hay casos en que en la misma sociedad van surgiendo nuevas necesidades y, por lo tanto, también nuevas posibilidades que permiten cambios en estos principios. Estas transformaciones entrarán en conflicto con lo establecido y serán reprimidas por las normas vigentes, en la medida en que el individuo/guerrero como ser activo y capaz creara nuevas soluciones o posibilidades de comportamiento.

 

 

Continuará…

 

 

 

cLASE gRATIS