close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosófica del Guerrero Parte Novena E-Mail

SUZAKU DOJO

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (9)

 

El presente tema abordará los “valores” intrínsecos que conforman la actuación del guerrero.

Cuando hablamos de la libertad, hicimos referencia a la distinción entre el deseo animal, el deseo humano y el del guerrero, comentando que en los animales se producen deseos de cosas que existen en la naturaleza, que le sirven para satisfacer su ser natural, o sea es un deseo ajustado a la naturaleza; aquí aparece la actividad del sujeto, que tiende hacia algo externo a sí pero existente. Esta tendencia, niega la cosa exterior deseada en su ser actual, la destruye, para transformarla en parte de sí, como el alimento.

El deseo humano se distingue por no ser deseo de una cosa realmente existente en la naturaleza, sino que es deseo de algo irreal, fuera de la naturaleza y sólo existe por el deseo mismo. Esto deseado por el deseo humano son los valores y son lo que constituye lo netamente humano que el hombre asimila y crea sobre todo el mundo natural. El deseo humano no es sino un vacío creado por la desigualdad entre la esencia y la existencia del hombre, por su esencial desajuste frente a la naturaleza, que requiere ser llenado por los valores que añaden al mundo natural.

Estos valores que el hombre trae al mundo, no tienen por sí mismos más existencia que la de deseos irreales, es decir, posibilidades de llegar a ser; en la realidad existen como cualidades que aparecen en objetos: la belleza de una escultura, la utilidad de una herramienta, etc. Y no añade al ser de las cosas, ni forma parte natural del objeto; una piedra existe con las mismas cualidades naturales antes de ser una escultura, que cuando viene a ser un David.

En el deseo del guerrero, entran todas las categorías del humano más el ingrediente de lo que ahora llaman “inteligencia emocional”, o sea la intención, pura y llanamente. Una intención concreta y definida, sin vaguedades ni dudas, ya no como una posibilidad en el caso del hombre, sino como la vía o camino único a seguir del guerrero.

Los valores son posibilidades irreales para satisfacer el deseo humano, que antes de ser incorporadas a la naturaleza son sólo deseos. En cambio en la dimensión metaontológica del guerrero, esa posibilidad es real y acontece por la sola intención del guerrero, donde los valores intrínsecos a estos determinan su actuación.

El deseo humano, es un deseo de crear algo sobre la naturaleza, es deseo de humanizar y crear un mundo humano, siendo esto meras posibilidades a realizarse.

El deseo guerrero, crea sobre la naturaleza humana y accede a un universo sobrehumano, donde se manejan realidades concretas.

Podemos resumir el artículo diciendo que en el hombre, en sus valores predomina el relativismo (duda/indecisión), en cambio en el caso del guerrero, sus valores están condicionados más por el determinismo (intención/decisión).   (continuará…)

 

cLASE gRATIS