close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Dimensión Filosofica del Guerrero Parte Séptima E-Mail

SUZAKU DOJO

 

LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA DEL GUERRERO (7)

 

Comencemos por tratar de aclarar la libertad metaontológica que hemos dicho, viene a ser distintiva del modo de ser del guerrero; esta libertad no se da en el vacío, no es una abstracción, sino que existe en el mundo real, en el hombre real y concreto.

El hombre real posee un cuerpo, vive en una comunidad, nace en una familia y un circulo social, ha recibido una educación, adquirido un carácter, una psicología y conformado un espíritu y básicamente, este último es el elemento constitutivo de esa libertad metaontológica.

Así tenemos que la “situación” del guerrero la componen los mismos factores que cualquier hombre, como son: cuerpo, constitución psíquica, historia colectiva, historia individual, sociedad y espíritu propio y único, elemento éste, que en el guerrero trasciende, lo que lo hace y condiciona de forma diferente al hombre común. Esta situación es el punto de partida de esa libertad, y es a partir de esta situación que se desarrolla y que ésta encuentra sus alcances y límites donde elige el guerrero su quehacer.

Desglosando los componentes, tenemos: el cuerpo es el ser absolutamente natural del hombre, su enlace con el mundo físico, base natural para el desarrollo de los demás componentes. Como parte biológica recibe también modificaciones culturales (cambios físicos y formas impulsivas). Es aquí donde se localiza el miedo, la autoconservación…

La psique, componente intermedio entre el mundo natural y el mundo cultural. Constituyéndose de elementos como: carácter, complejos, inteligencia, conciencia, remordimientos…

Aquí, en este componente, podemos valernos para su análisis de la clasificación de niveles propuesto por Sigmund Freud (1856-1939), siendo: El ello, el yo y el super yo.

El ello o “principio de placer”, expresión psíquica de los instintos surgidos de la organización biológica, congénitamente heredado y establecido (comer, defenderse, procrear…), necesidades básicas e inmediatas.

El yo o “principio de realidad”, deseos de gobernar las exigencias de los instintos del ello, conocer los obstáculos de la realidad exterior y aprender de ellos.

El super yo o “principio de actuación”, moldeado por normas dadas en la sociedad, las cuales son transmitidas en la casa, la escuela, la calle. Transmite los modos de defenderse del individuo frente al medio y refleja los diferentes modos de convivencia dentro de una determinada sociedad, reprimiendo las acciones del yo que estuvieran en contra de las normas vigentes en esa sociedad.

Estos factores ponen delante unas posibilidades a la libertad del hombre, elementos de la “situación” humana que conecta a todo individuo con la humanidad, pasada, presente y futura. Una especie de “historicidad”.

Sin embargo el guerrero va más allá, al desarrollar su libertad metaontológica que trasciende esta historicidad, ya no nada más se une como individuo humano a la humanidad, sino que se desarrolla mayormente en su interior. Su interioridad e individualidad son sobresalientes y se da sobre el fondo de su “deber ser” con toda la humanidad.  (Continuará...)

 

cLASE gRATIS