close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








Aikido UNAM E-Mail

SUZAKU DOJO

LOS SENDEROS DEL AIKIDO

 

Inicios del Aikido UNAM

 

En los albores del aikido mexicano. Un día, poco después de cumplir los treinta años, corría el 1980 en la ciudad de México, que apareció en la Gaceta Universitaria de la UNAM, una invitación de Actividades Deportivas para presenciar una demostración de aikido en el Frontón Cerrado de CU, a cargo de Shoji Nishio (1927-2005), discípulo del fundador Morihei Ueshiba, en ese entonces 8° dan del Aikikai, Hombu Dojo de Japón; invitación que me atrajo intensamente, la cual presencié acompañado de un gran amigo amante de las artes marciales japonesas que había practicado karatedo en tiempos preparatorianos. Me acuerdo que entre los espectadores había muchos deportistas, como era natural de suponer, de entre ellos estaban unos diez jugadores de futbol americano.

Como parte de la demostración, el japonés Nishio, invitó a uno de estos fornidos jugadores, pidiéndole que con sus brazos y manos lo inmovilizara contra la pared. Entonces el “hachidan”, de complexión y estatura media, quien contaba con 53 años, sin esfuerzo aparente se despojó de la presión y agarre del asombrado atleta, a pesar de que el musculoso futbolista empujaba con todas sus fuerzas presionándolo contra el muro. Al final, fue el atónito muchacho quien terminó inmovilizado por el aikidoca en el otro muro. Todos los espectadores aplaudimos espontáneamente impresionados.

Para esto, yo estaba buscando reanudar mis prácticas de judo que había hecho en la preparatoria, ya hacía algunos años; sin embargo, no estaba muy convencido del judo, este se me hacía brusco y tosco, los dos años que lo practiqué no me agradaron del todo. Ahora, mi amigo el karateca, me informaba de esta demostración; él tampoco sabía a ciencia cierta lo que era el aikido pues su información era vaga y muy general.

Después, siguiendo con la demostración, el nipón le pidió al muchacho que lo levantara de la cintura, lo cual hizo sin ninguna dificultad, alzándolo por encima de su cabeza, y al bajarlo el aikidoca expresó “ahora no permitiré que me levantes”. El futbolista volvió a sujetarlo como lo había hecho antes, pero esta vez Shoji Nishio permaneció sin moverse, como si su hakama se hubiera clavado al piso, el jugador de los Cóndores de la UNAM, no lo podía creer, su cara y cuello se hincharon y enrojecieron, pero no logró levantar ni un ápice al aikidoca. A los pocos segundos el futbolista estaba sudoroso y exhausto; la ovación fue unánime y prolongada, Nishio agradeció con su característica forma y explicó “Lo que acaban de ver es el manejo del ki, la energía interna que se encuentra en todo el universo, la cual se puede dirigir, concentrar y expandir. En esta ocasión la concentré en mi hara (abdomen) para así volverme pesado y por eso este joven deportista no ha podido levantarme. Esto es una de las muchas cosas que se aprenden en el aikido , como también el amor al prójimo, la armonía, el respeto, la tolerancia y humildad”.

Esa demostración fue suficiente para que la Universidad se interesara en impartir el aikido dentro de sus actividades deportivas, conformando poco después la asociación universitaria “Aikiunam”. Pero fue hasta 1983 que comenzaron las clases formales con Izumi Tauchi Koyama, 2°dan, con el consentimiento y apoyo directo de Japón de su instructor, Shoji Nishio.

Es así que después de la Federación Mexicana de Aikido, el Aikido UNAM se vuelve uno de los motores pioneros del aikido en méxico.
Cuando se abrieron las clases en la Universidad, inmediatamente me inscribí, lo aprendí y lo sigo practicando hasta el día de hoy.

En la actualidad la Aikiunam, dentro de Budo-UNAM, es una de las organizaciones más sólidas y genuinas para el aprendizaje y la práctica del aikido mexicano; cuenta con una plantilla permanente de aproximadamente 200 practicantes en toda la institución universitaria. Izumi Tauchi Koyama, estuvo por 12 años impartiendo el aikido en la Aikiunam (1983-1995).

En esta institución pionera, han transitado un gran número de instructores de aikido de primer nivel, como: Manzo Iwata, Shoji Nishio, Masakasu Tasahi, Yokota Yoshiaki, Toyosaki Nariyasu, Noritake Kae, Hachimoto Iwaki, Nakamichi Katsuya, Ken Ei Mabuni, Mitsuru Wakabayashi, entre otros. La Aikiunam ha tenido el aval oficial del Aikikai, Hombu Dojo Tokio, desde sus comienzos a través de Shoji Nishio y Morihiro Saito, alumnos de O Sensei Morihei Ueshiba.

 

 

Hasta la próxima.

 

cLASE gRATIS

 


Estamos en Cóndor 100, Col. Las Águilas, al sur del DF. Cel: (044) 5543711712