close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








Efectividad de las Técnicas de Aikido E-Mail

SUZAKU DOJO

LOS SENDEROS DEL AIKIDO

 

¿Es el Aikido realmente efectivo?

 

Durante la práctica en el dojo, el practicante de aikido parece estar efectuando técnicas que son más suaves que la mayoría de otras artes marciales. ¿Pero ante un ataque verdadero en la calle, las técnicas serán realmente efectivas para la defensa personal?

Los enfrentamientos cuerpo a cuerpo en épocas feudales utilizaban algunas formas de combate sin armas donde las técnicas mano a mano eran elementales, los contendientes conocían nada más unas pocas “mañas” que practicaban hasta la perfección absoluta. Sus vidas dependían de eso. Al progresar las técnicas de guerra, el combate sin armas se hizo arcaico. Después, como otras habilidades de combate anteriormente serias tales como la esgrima y la arquería, las habilidades de la lucha sin armas comenzaron a convertirse en un deporte o ritual. Así tenemos el caso de Jigoro Kano que su interés principal era la educación física moderna que cristalizó en el judo actual.

A diferencia del caso de Morihei Ueshiba donde lo tradicional y ceremonial permea a todo su aikido , (el enfoque netamente deportivo de Kano, influyó decididamente en todas las artes marciales orientales modernas, desde las chinas hasta las coreanas). Ueshiba retrocede aún más en el tiempo y conforma su concepción del budo más novedoso, dándole un velo de misticismo y sobriedad, propias de una actividad trascendente, donde la simbología va más allá de las formas y el protocolo.

En la práctica en el dojo, el practicante aiki parece estar efectuando técnicas que son más “suaves” a la mayoría de otras artes marciales. Los movimientos tersos, sinuosos, ondulados, son espectacularmente más fluidos que las acciones de rompimiento, bloqueo, golpeo y pateo de otras formas.

El aikido es siempre practicado con compañeros que caen inocua y bellamente. Si las mismas técnicas fuesen aplicadas contra un opositor verdadero en la calle, un oponente no entrenado en estas caídas, el resultado no sería una plástica caída rodando, sino una proyección brusca y lacerante, con dolor, dislocación y posible fractura de huesos.

Es un error pensar que el aikido es siempre y sin excepción más “suave” que otras formas (karatedo, taekwondo, judo, kempo, muay thai…), tal como es un concepto erróneo considerar al judo siempre y sin excepción más suave que el katatedo. Una competencia de judo se efectúa entre dos contendientes adiestrados, ninguno de los cuales es probable que se lastime si es proyectado: Una proyección de judo aplicada en la calle a una persona no entrenada podría dar por resultado una lesión muy seria.

El aikido intenta desplegar la belleza técnica con formas elegantes y efectivas.

El aikido es a la defensa personal lo que la ceremonia a la preparación de una taza de té. La ceremonia puede ser para algunas personas la parte más atractiva del procedimiento, pero no debe ser confundida con el propósito práctico. No es necesario empeñarse en realizar ceremonias complicadas para entender a cabalidad el arte del aiki, porque muchas veces lo que se quiere y requiere es de paladear una buena taza de té, sin necesidad de una ceremonia previa.

 

cLASE gRATIS

 


Estamos en Cóndor 100, Col. Las Águilas, al sur del DF. Cel: (044) 5543711712