close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








Escrito Doceavo E-Mail

SUZAKU DOJO

LOS SENDEROS DEL AIKIDO

 

ESCRITO N. 12

 

Mucha tinta se ha vertido acerca de la efectividad y contundencia del aikido ; con respecto al tema podemos comentar que las técnicas aiki no son ni suaves ni fuertes, excepto según sean definidas por las circunstancias de uso. La verdad no tiene caso discutir la suavidad o dureza relativa de cualquier acción de defensa personal, a menos que se considere el resultado. Cuando una patada suave a la espinilla puede resultar una defensa adecuada, debe ser preferida ciertamente a una toma o llave aplicada con vigor de aikido que pueda dar por resultado un esguince o una fractura.

La importancia en el resultado de acciones de defensa personal implica una actitud compasiva hacia el adversario. Una persona compasiva, que no desee empeñarse en tanta violencia como de la que está intentando defenderse, preferirá infligir el menor dolor o daño posible en el acto defensivo. El manejar el concepto de “suavidad” en forma que defina únicamente la proporción de esfuerzo o energía necesaria para efectuar la defensa implica una carencia completa de comprensión. La extensión lógica de este concepto extraño nos conduciría a definir al hombre que mata a su adversario con la presión a un gatillo como más suave que el hombre que lastima a su enemigo con golpes de mano y pie únicamente.

La persona socialmente responsable y conciente que desea aprender defensa personal necesita conocer técnicas que le darán el mayor grado de protección y que involucren la menor posibilidad de lesión seria o permanente en su opositor.

Otra de las cuestiones que seguido se abordan en el colectivo marcial, es el de la idea que el aikido puede ser aprendido y posteriormente practicado para utilizarlo por gente de la tercera edad. Esto se puede decir que es una afirmación exagerada. Muchas veces se aprecia en la propaganda propia del aikido , practicantes de edad avanzada y se infiere que todos los viejos pueden hacerlo. Lo que pasa es que estos ancianos que se ven practicando técnicas aiki, son practicantes de años, por lo que ya dominan a la perfección el estilo. No es fácil para personas de edad avanzada aprender aikido a menos que tengan antecedentes de habilidades físicas y conserven una buena coordinación de manos, pies y ojos.

Por otro lado, es peligroso para los viejos practicar las caídas y rodadas del aikido , a menos que hayan conservado un apreciable nivel de flexibilidad y fortaleza.

Las fotografías y videos que muestran a maestros ancianos venciendo a más de un sujeto en un enfrentamiento es pura ficción. Una persona de edad avanzada, incluso un viejo extraordinario, no podría esperar derrotar a más de un joven robusto, aun con incipiente entrenamiento. Aquí, la cuestión está en que la interpretación que se le hace a estas fotografías y películas es eminentemente simbólica, hacia una actitud cultural distinta, proclive a la ancianidad de los maestros. Los robustos jóvenes permiten ser superados como señal de respeto y humildad, y muestran con esto un agradecimiento y reconocimiento de las enseñanzas que les proporciona su anciano maestro.

 

cLASE gRATIS

 


Estamos en Cañada, Col. Las Águilas, al sur del DF. 12041305 Cel: (044) 5543711712