close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








Escrito Sexto E-Mail

SUZAKU DOJO

LOS SENDEROS DEL AIKIDO

ESCRITO N. 6

 

Así como en la enseñanza y práctica del aikido , la mayoría de los practicantes marciales basan su entrenamiento en una repetición obsesiva de las técnicas, buscando la perfección y la espontaneidad muscular. Aquí, conciente o inconcientemente están aplicando los principios del conductismo pedagógico y la psicología conductista, al desarrollar el fenómeno del reflejo condicionado, a partir de la asociación de una reacción determinada a un estímulo previo. El conocido reflejo pavloviano (del fisiólogo ruso Ivan Petrovich Pavlov).

Avances en neurología han puesto en evidencia el funcionamiento de nuestra memoria y la importancia de las emociones en la asimilación de información.

Por esta razón, en las artes marciales y particularmente en la defensa personal, el reflejo condicionado es esencial para conseguir la instantánea reacción y el automatismo muscular en la respuesta, ya que en un enfrentamiento real los ataques pueden ser súbitos y no hay casi tiempo de reaccionar (sin pensar).

La percepción y la reacción consciente requieren más tiempo que la subconsciente al ser el tiempo de cronaxia (tiempo que tardan en reaccionar los músculos ante la percepción de un estímulo externo) mayor. En las reacciones subconscientes el reflejo condicionado surgen de un estímulo visual recogido y evaluado en forma instantánea, sin perder tiempo en el análisis de la situación (parte del llamado sentido de supervivencia).

Ahora, la teoría que está teniendo mayor aceptación es la del neurólogo americano Mac Lean, sobre el cerebro triúico que con ayuda de las nuevas tecnologías como la resonancia magnética nuclear que permiten observar el cerebro en actividad, dedujo que el hombre estaba dotado de un cerebro que tenía 3 superpuestos, que coexisten entre sí complementándose para nuestro comportamiento, a estos les llamó: el cerebro reptiliano, el cerebro mamífero y el cerebro nuevo. Con esta triada cerebral tenemos que, la percepción de un peligro de muerte pone en funcionamiento el cerebro reptiliano que es el más instintivo. Para sacar provecho del cerebro reptiliano es necesario canalizarlo de forma progresiva mediante el sistema de estímulo/respuesta para lograr adquirir el reflejo condicionado. El problema reside en que este cerebro tiene una corta memoria, de horas nada más, lo que requiere un entrenamiento permanente. La ventaja de actuar a través de este cerebro es que es 10 y 15 veces más rápido que el cerebro mamífero y el cerebro nuevo respectivamente. En el entrenamiento/enfrentamiento de supervivencia se pone en riesgo la integridad física, si se entrena defensa personal real la vida está en peligro, entonces las técnicas empleadas han de ser definitivas.

En los entrenamientos/enfrentamientos normales en los que no se percibe peligro de muerte se pone en funcionamiento el cerebro mamífero y las técnicas empleadas residen en nuestra memoria emotiva, o memoria de largo plazo, en la que permanecen impresos todos los años de entrenamiento.

El cerebro nuevo se aprovecha en ciertos momentos del entrenamiento/enfrentamiento, al buscar una salida o estrategia ante la práctica/conflicto, ya que solo puede racionalizarlo con las opciones: atacar o huir. Esto hace que entre más se piense menos rápido será la reacción y se necesitará más tiempo para actuar en el entrenamiento/enfrentamiento.

(continuará)…

 

cLASE gRATIS