close

Acceso

             
Top Panel
Miembros
Top Panel








La Competencia y las Armas en el Aikido E-Mail

Competencia y Armas



Aikido


SUZAKU DOJO

 

LOS SENDEROS DEL AIKIDO

 

ESCRITO N. 2

 

Una de las características más singulares que posee el aikido es la de no existir competiciones, requisito imprescindible en estos tiempos de feroz lucha de toda actividad humana. La idea de competir es absolutamente inaplicable en el concepto del budo, concepción opuesta también al universo del aikido . Puesto que el budo es, por definición, una cuestión de vida o muerte, donde el ganador, en el mejor de los casos, acabaría en la cárcel. Sin embargo, no son pocos los practicantes del arte de Ueshiba que desearían poder competir en este efectivo y elegante estilo marcial. En nuestra sociedad moderna estamos rodeados por la rivalidad y por las luchas de poder de todo tipo. El hombre actual se halla completamente inmerso por numerosas formas de competencia, algunas directas y obvias y otras indirectas y sutiles, desde amigos y familiares hasta las laborales y ambientales, es más, uno mismo es autoagresivo sin apenas notarlo.

A este entorno competido y agresivo, se antepone el modus operandi aiki, la mentalidad de no rivalizar, de no retar constantemente a los demás ni a nosotros mismos, en un desgaste físico emocional continuo y fútil.

Ahora, las ideas modernas que han cundido entre la generación más joven de practicantes, se van centrando en un interés cada día más generalizado de realizar torneos. Ya desde los primeros años de difusión y divulgación del aikido por iniciativa del propio Ueshiba, alumnos tan prestigiados como: Minoru Mochizuki, Gozo Shioda, Morihiro Saito, Koichi Tohei, Kenji Tomiki, que en cierta forma, en el transcurso de su pedagogía tendieron hacia un aikido semideportivo o con leves inclinaciones a la competencia.

El caso de Tomiki es el más representativo; este creyó que racionalizando el entrenamiento del aikido , dentro de los parámetros seguidos por Kano para el judo podría hacer más fácil la enseñanza, particularmente en las universidades japonesas. Adicionalmente pensó que introduciendo el elemento competición, podría servir para dar forma y focalizar la práctica hacia los combates reales. Este último punto de vista fue la causa de la separación con Ueshiba quien firmemente creía que no hay lugar para la competencia en el entrenamiento del aikido . Tomiki-ryu se caracterizó por usar katas en la enseñanza y por mantener competiciones, ambas a manos libres y con cuchillo.

La mayoría de estos “estilo personales” fue y son enseñados con las divergencias surgidas después de la muerte del fundador. Muchos reclamarían que sus enseñanzas son las brindadas a ellos por el fundador y esto probablemente, sea verdad a pesar de que algunos tengan muy poco en común con los conceptos originales.

El judo y el karatedo, estilos que también pertenecen al budo, se han adaptado a esta exigencia de los tiempos modernos, habiendo campeonatos y torneos en varias categorías o pesos, como en el box, dado que ambas técnicas han sido sometidas a unas reglas para ser practicadas como deportes de competición, y con esto han dejado de estar dentro del espíritu o categoría del budo y se han convertido en una actividad lúdica deportiva.

Pero en nuestro caso, toda la esencia del budo sigue muy presente en el aikido actual, desde el Aiki budo que es el nombre que le dio originalmente a su arte Ueshiba, donde se asemejaban mucho sus formas de jutsu previamente existentes como la daito-ryu aiki-jutsu. Estilo considerado como uno de los más duros del aikido moderno, hasta las nuevas tendencias del Aikikai del Hombu Dojo, lidereadas por Moriteru Ueshiba, nieto del creador. Siendo esta línea llamada la “escuela tradicional”, lo que es la Federación Internacional de Aikido , que en realidad es una especie de paraguas, más que un estilo especifico, desde que muchos instructores dentro de la organización enseñan de una manera bastante diferente.

El aikido enseñado por Morihei Ueshiba fue generalmente largo y fluido, con énfasis en lo estándar y enfatizando poco o nada en el entrenamiento con armas. Pero para la mayoría del colectivo Aiki, esta escuela es la principal línea en el desarrollo del aikido moderno.

El aikido es ante todo libertad, esa es la naturaleza del aikido , sin alejarse de la forma pura y original, que al final de cuentas es tan individual y único como su practicante.

 

cLASE gRATIS